14.7.10

Clafoutis de cerezas picotas




Siguiendo con las rectas con cerezas, ya que estamos en plena temporada de esta deliciosa fruta, me he decidido a preparar esta tarta. Es la primera vez que la hago y que la como. Y como no soy muy golosa, y me encantan los postres con frutas, me ha parecido deliciosa. Por eso, aunque la he visto en estos días en algunos blogs me he decidio a hacerla y publicarla.

La receta la he sacado de unos de mis libros, en concreto “Postres”, de Pier Hermé, un afamado pastelero francés, creador de los macarons, editado por Larousse y en el que a este postre le clasifica como flan, dentro del apartado de cremas, flanes y postres de huevo. Aunque para mi se parece más a una tarta.

La clafoutis es de origen francés, concretamente de Lemosín (Limousin), región de la parte occidental del macizo central que debe su nombre a la capital regional, Limoges. Se elabora a partir de una sencilla masa, similar a la de las crêpes (huevos, harina, mantequilla, azúcar, leche o nata y vainilla) y cerezas.

Además de la clafoutis, en la misma región francesa se originó la flognarde o flaugnarde, es el mismo tipo de tarta pero en lugar de cerezas se elabora con otras frutas, siendo las más habituales las manzanas y las peras. Podemos hacer la tarta flognarde con la fruta que deseemos, pero hay que tener en cuenta que es mejor hacerla con frutas que suelten poco agua para que el resultado sea óptimo.

Precisamente para evitar la humedad de la masa, la clafoutis tradicional se hace con las cerezas sin deshuesar, además de que el hueso tiene un componente que acentúa el sabor de la fruta, lo malo es la incomodidad a la hora de comerla.






  • Ingredientes:
          500 gr. de cerezas (yo he puesto picotas)
          100 gr. de azúcar en polvo
          125 gr. de harina
          1 pizca de sal
          3 huevos
          30 cl. de leche
         Azúcar glass (yo no usé)
  • Preparación:
Es importante que las cerezas estén muy maduras.
Lavar las cerezas y quitarles el rabo (si no son picotas). Ponerlas en un cuenco y espolvorearlas con la mitad el azúcar. Removerlas para repartirlo bien y dejarlas reposar 30 minutos, como mínimo.
Precalentar el horno a 180ºC. Untar con mantequilla una tartera, o un molde de porcelana, o vidrio resistente al fuego, de 24 cm. de diámetro.
Tamizar la harina en un cuenco, añadir 1 pizca de sal y el azúcar en polvo restante. Batir los huevos como para tortilla, añadirlos a la harina y mezclarlos bien. Agregar la leche y mezclar.
Colocar las cerezas en el molde y verter la preparación por encima. Cocer de 35 a 40 minutos, depende de cada horno. Dejar entibiar y espolvorear con azúcar glas (yo no puse para que fuera menos dulce).  Servirla fría en el molde.