30.7.10

Tarta de queso New York Cheesecake

    



Una tarta realmente deliciosa y muy popular. Como explican en este blog, es uno de los postres más conocidos y, quizás, uno de los más antiguos del mundo. El primer registro que hace mención al pastel de queso viene de la antigua Grecia. Se ha convertido en uno de los postres favoritos de los americanos y de medio mundo.

Aunque la receta original es con crema de queso existen bastantes variantes, unas con requesón y limón para darle mayor textura y sabor mientras que otros utilizan huevos para darle mayor consistencia. La base suele ser de galleta o de masa quebrada, y en cuanto a la cubierta tenemos la clásica con confitura de arándanos, mermelada de fresa o frambuesa, chocolate o incluso sin cobertura. Tiene la consistencia cremosa y suave del queso, el crujiente de la galleta y el contraste dulce de los frutos del bosque.

Realmente la tarta de queso es muy fácil de hacer y tiene la ventaja de que podemos hacerla de víspera, yo creo que está mejor bien reposada.

En la receta viene un glaseado para cubrir la tarta. Yo no lo puse, no tenía la gelatina en casa, pero tenía mermelada de frutas del bosque, que es con la que la cubrí. Quedó riquísima porque no resulta demasiado dulce. Además, como no tenía un molde desmoldable de 22 cm., la puse en uno de 26 cm., por lo que quedó más fina y yo creo que está mejor así.


  • Ingredientes:
Para la base:
150 gr. de galletas María (o Napolitanas, Digestive, etc.....)
70 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

Para el relleno:
150 gr. de azúcar
La piel de 1 limón, solo la parte amarilla
1/2 kg. de queso fresco sin sal
5 huevos
10 gr. de zumo de limón

Para el glaseado: (yo no lo puse, utilicé mermelada de frutas del bosque)
30 gr. de gelatina en polvo con sabor a fresa, frambuesa, etc..
200gr. de mermelada (fresa, frambuesa, grosella, arándanos, frutas del bosque, etc...)
10 gr. de zumo de limón
50 gr. de agua

  • Preparación en Thermomix:

Verter el azúcar en el vaso y pulverizar 20 segundos, velocidad progresiva 5-10. Añadir la piel del limón y repetir la operación. Verter en un cuenco y reservar.

Triturar las galletas durante 5 segundos en velocidad 6. añadir la mantequilla y mezclar durante 10 segundos, velocidad 6, hasta que quede homogénea. Verter la mezcla bien extendida y finita en la base de un molde desmoldable de 7 cm. de alto por 22 cm. de diámetro, apretando con los dedos para que quede uniforme. Introducir en el horno precalentado a 180º, durante 10 minutos, aproximadamente. Retirar del horno y reservar en el frigorífico para que se enfríe.

Mientras tanto, sin lavar el vaso, verter el azúcar pulverizado y todos los ingredientes restantes del relleno. Programar 7 minutos, 100º, velocidad 4. A continuación, aumentar la velocidad a la 5 y batir durante 30 segundos para que quede muy fino.

Retirar la base de galletas del frigorífico y volcar la mezcla preparada en el molde. Dejar enfriar.

Verter la gelatina en el vaso y pulverizar 10 segundos en velocidad progresiva 5-7. Añadir el resto de los ingredientes del glaseado en el vaso y programar 3 minutos, 70º, velocidad 1. Volcar el glaseado sobre la tarta fría, introducir en el frigorífico y, cuando haya cuajado, por ejemplo toda la noche, desmoldar. Esta mejor si se deja de un día para el otro.






  • Preparación Tradicional:

Verter el azúcar en una batidora y pulverizar. Añadir la piel rallada del limón y repetir la operación. Verter en un cuenco y reservar.

Triturar las galletas, añadir la mantequilla y mezclar hasta que quede una pasta homogénea. Verter la mezcla bien extendida y finita en la base de un molde desmoldable de 7 cm. de alto por 22 cm. de diámetro, apretando con los dedos para que quede uniforme. Introducir en el horno precalentado a 180º, durante 10 minutos, aproximadamente. Retirar del horno y reservar en el frigorífico para que se enfríe.

Mientras tanto, poner en un bol el azúcar pulverizado junto con todos los ingredientes restantes del relleno, mezclar bien, si es necesario utilizar la batidora en una velocidad baja para mezclar.

Retirar la base de galletas del frigorífico y volcar la mezcla preparada en el molde. Dejar enfriar.

Verter la gelatina junto con el resto de los ingredientes del glaseado en la batidora y mezclar bien. Volcar el glaseado sobre la tarta fría, introducir en el frigorífico y, cuando haya cuajado, por ejemplo, toda la noche, desmoldar. Esta mejor si se deja de un día para el otro.