6.8.10

Bizcocho de claras con semillas de amapola






Este bizcocho es una variante del "bizcocho de claras con naranja y limón". Como había visto en otros blogs la utilización de las semillas de amapola, decidí hacerle de esta otra forma para probar. El resultado fue que quedo muy rico de sabor, me justo el crujiente ese de la amapola al morder el bizcocho, pero no quedó tan esponjoso como yo hubiera querido, pues en el momento de mezclar las claras con el resto de los ingredientes me llamaron por teléfono, ya sabéis esas cosas con pasan con el odiado y necesario aparatito, lo que hizo que no me quedara tan bien, creo que fue por esto, ya que el anterior me quedó más esponjoso.

Como indicaba en la receta anterior en el Mercadona venden unos botes de claras pasteurizadas que se pueden utilizar para este bizcocho y para otras recetas. Las semillas de amapola las compré en un herbolario. 

El bizcocho queda muy rico y nada dulzón, por lo que a los que no somos muy golosos nos viene genial. Merece la pena hacerle.


  • Ingredientes:
9 claras de huevo
1 pizca de sal
230 gr. de harina
1 sobre de levadura
105 gr. de mantequilla blanda
180 gr. de azúcar
El zumo de un limón
La ralladura de medio limón
40 gr. de semillas de amapola






  • Preparación:
En un bol mezclar la harina y la levadura (tamizadas) con el azúcar y la ralladura de limón. Añadir las semillas de amapola. Reservar.

Batir la mantequilla hasta que nos quede cremosa y la mezclamos con el zumo de naranja y de limón. Añadir esta mezcla a la que teníamos reservada y mezclar bien.

Montar las claras a punto de nieve con un poco de sal. Una vez listas, las añadimos a la mezcla anterior, poco a poco para que no se nos bajen, con movimientos suaves y siempre de abajo hacia arriba.

Verter la mezcla en un molde engrasado y hornear a 160-170º unos 30 minutos, con calor por abajo + aire los 10 primeros minutos y luego con calor por abajo y por arriba + aire los 20 minutos siguientes.

Yo lo he tenido 40 minutos. Todo depende de cada horno, hay que comprobar que esté cocido y dorado.