5.12.10

Castañas en almibar





Seguimos en la época de las castañas y es el momento idóneo para realizar algún que otro postre con ellas. En una entrada anterior os presenté una forma exquisita de prepararlas, que es el "Marron glace", hoy os presento otra forma que nos puede servir para preparar pudines, flanes, bizcochos, acompañar queso fresco, como guarnición de carnes, etc... Es importante que las castañas sean de calidad.

Las castañas son un fruto seco de los menos calóricos por tener un contenido muy bajo en grasas, pero es un alimento energético ideal para apaciguar el hambre. Asadas son deliciosas. Tienen un alto contenido en fibra, y son ricas en potasio y vitamina B.

  • Ingredientes:
1 kg. de castañas
800 gr. de azúcar
1/2 litro de agua
1 palo de canela
Canela en polvo
Agua para escaldarlas

  • Preparación:
Hacer un pequeño corte en las castañas y ponerlas en una olla con agua caliente escaldándolas unos 10 minutos. Pelar las castañas quitándoles también la piel fina que las recubre con mucho cuidado para que no se rompan. Yo aconsejo ir sacándolas de la cazuela de una en una para que no se enfríen, pues si se enfrían no hay quien las pele sin romperlas, al menos es la conclusión a la que yo he llegado.
Preparamos un almíbar ligero con el agua, el azúcar, el palo de canela y la canela en polvo a nuestro gusto. Cuando esté hecho el almíbar, sacamos el palo de canela e incorporamos las castañas peladas. Las cocemos, a fuego suave, durante unos 10 minutos, o hasta que veamos que han perdido cierta dureza sin llegar a romperse.

Tendremos preparados unas pinzas, las tapas y los botes donde las vamos a envasar, los cuales habremos esterilizado, hirviéndoles en una olla con agua, con antelación. Con las pinzas vamos sacando los botes y las tapas y depositándolos sobre un trapo limpio. Inmediatamente vamos poniendo las castañas en ellos, una por una y con cuidado de no romperlas, hasta que llenemos el bote. Añadimos el almíbar hasta que están cubiertas. Tapamos. Repetimos hasta rellenar todos los botes. A continuación herviremos los botes así cerrados durante unos 10-15 minutos más. Los sacamos y los dejamos enfriar.

Hay que tener cuidado al manipularlas, siempre hay castañas que se rompen. Se pueden utilizar para una crema para rellenar una tarta, acompañar con helado, o como ingrediente de muchos postres.