29 junio 2010

Natillas con chips de plátano





Las natillas son un postre tradicional de la cocina española y creo que se cocina en todas las regiones. Pero para hacerlas un poco distintas he decidido añadirles un toque diferente, y para ello pensé en ponerle plátano frito en forma de chips. Para ello haye que utilizar el plátano macho.

EL PLÁTANO MACHO: Este fruto, también llamado plátano de guisar o hartón, es más grande y menos dulce que otras variedades de su misma familia. Es originario del Sudoeste Asiático, aunque lo largo de los años, su cultivo se ha extendido a muchas regiones de Centroamérica y Sudamérica, así como de África Subtropical. Constituye la base de la alimentación de muchas regiones tropicales.

Es una fruta de uso exclusivamente culinario. La cocción no altera su contenido de hidratos de carbono (almidón). Normalmente se cocina como las patatas y las hortalizas (cocido, frito, asado, al horno) y también se puede emplear como ingrediente de algunas sopas.

Hasta hace muy poco el plátano macho apenas era utilizado en la gastronomía española, pero desde hace un tiempo lo tenemos en los mercados, para empezar no tiene nada que ver, aparte de su morfología externa, con el plátano tradicional y menos con el plátano canario que es mucho más sabroso, mas bien está cercano en el uso culinario con la patata.

23 junio 2010

Mis primeros panes

Bueno, pues por fin me decidí a hacer pan. Tenía ganas de probar y no sabía cual elegir de los muchos que veo por los blogs y que todos parecen exquisitos, pero me parecía un engorro eso de las masas madre para empezar. Entonces decidí probar y hacer uno con uno de esos preparados que hay para hacer pan y otro con una receta que vi en el blog Webos fritos y que Su, su editora, le llama “Pan milagro” porque es muy fácil y no falla, siempre sube. Efectivamente así es.
Quería comprobar el resultado de ambos y comparar. He de decir que aunque el pan que hice con el preparado estaba bueno, no tiene comparación con el otro, este está mucho mejor.
Estoy muy contenta con el resultado, pues este pan milagro no falla, ya lo he cocinado tres veces en una semana y siempre ha quedado perfecto. Es un pan con mucha miga y muy suave de sabor. Más adelante me atreveré a probar con otros y compararé los resultados.
Pongo en la misma entrada los dos panes, tal cual indican en cada uno, para que se vea el resultado final. He de decir que el pan que hice con el preparado lo estiré más y quedó más delgado.

1.- Pan milagro.

     
     Receta tal cual viene en el blog Webos fritos. Pongo la receta manual y con Thermomix, yo lo hice con el Thermomix.

17 junio 2010

Petits fours de mermelada y fruta




Las mini tartaletas, o mini pastelitos, pueden ser tan sencillos como los míos, o más complicados si preparamos la masa y los rellenamos con algún tipo de crema, por ejemplo crema pastelera. Yo, en esta ocasión tenía que hacer muchas más cosas,  no me quise complicar la vida y compré las tartaletas y las rellené con mermelada.

Puse estas frutas y estas mermeladas porque eran las que tenía en casa, pero cada uno puede poner las que más le gusten.

Estos pastelitos son ideales para tomarles con el café en una comida con amigos, y ofrecer a nuestros comensales unos pequeños dulces con diferentes formas, como fue mi caso, pero también se pueden preparar como postre para la familia, gustan mucho a todo el mundo y si tenemos invitados quedamos fenomenal. Se hacen en un momento y quedan muy vistosos, además de ricos. Pueden ser dulces o salados.

03 junio 2010

Bizcocho de claras con naranja y limón








Este bizcocho lo he visto en el blog de “Espe Saavedra”, que a su vez lo había visto en “Cocinerarse”, y como había hecho un tocinillo de cielo, que no pude fotografiar, y me habían sobrado 12 claras de huevo me vino muy bien. Las tres que me quedaron las he congelado en una bolsita para otra ocasión.

También me he enterado, gracias a ella, de que en el Mercadona venden unos botes de claras pasteurizadas que se pueden utilizar para este bizcocho y para otras recetas.

El bizcocho queda muy rico y nada dulzón, por lo que a los que no somos muy golosos nos viene genial. Merece la pena hacerle.