29.8.11

Arroz con naranja, azafrán y yogur griego





De vuelta otra vez, tras el descanso, las visitas de la familia y algún que otro problemilla de espalda, aquí estoy de nuevo. Así que a partir de ahora me tendréis otra vez de vista por vuestras cocinas.

Quiero empezar con una variante de una receta que preparé y publiqué anteriormente, original de Lazy Blog, nuestro gran amigo bloguero, Arroz con naranja y azafrán, una delicia. Esta vez la realidad fue que se me ocurrió hacer con ella una prueba pues me encantan los postres con yogur, helado, frutas, etc.., ya sabéis que no soy golosa. Lo único diferente que he hecho ha sido añadirle yogur griego y mermelada de naranja. El resultado me encantó, os la recomiendo.

Podéis ver cómo quedó la receta anterior AQUÍ.


  • Ingredientes:
150 gr. de arroz (1 vaso de vino)
2 vasos de vino de zumo de naranja
Dos cucharadas de azúcar (si nos gusta muy dulce añadir más)
1 chorrito de Cointreau
6 hebras de azafrán
Fresones troceados o almendras fileteadas
Hierbabuena
Yogur griego
Mermelada de naranja






  • Preparación:
Elegimos unas naranjas que estén bonitas, hacemos el zumo y les cortamos un poco la base para que luego cuando las pongamos el arroz se queden rectas. A una de las naranjas que usemos, le cortamos la piel en tiritas. Y el resto las reservamos.

Comenzamos poniendo en un cazo las dos tazas de zumo de naranja, añadiendo la cáscara de una naranja en tiritas y un poco más de cáscara rallada. Lo ponemos a fuego fuerte y lo llevamos a ebullición. En cuanto hierva, añadimos el arroz y un chorrito de Contreau. Cuando vuelva a hervir, bajamos el fuego, y lo cocemos en el zumo de naranja durante 12 o 13 minutos. Hay que remover de vez en cuando para evitar que se pegue, y hay que vigilar el cazo por si falta líquido, añadiendo en ese caso un poco de agua o más zumo, yo tuve que añadir un poco de agua caliente (para el arroz siempre tiene que ser caliente). Si sale espuma no hay que preocuparse desaparecerá

Pasados los 12 o 13 minutos, añadimos el azúcar y unas hebritas de azafrán, y lo seguimos cociendo a fuego lento durante otros 5 o 6 minutos. Si hace falta añadimos más agua caliente, tiene que quedar un arroz meloso.

Cuando se temple un poco, lo ponemos en un recipiente tapado en la nevera para que termine de enfriar.
A la hora de servirlo, lo sacamos de la nevera para que no esté muy frío y lo ponemos en los recipientes en los que lo vayamos a servir, añadimos un par de cucharadas de yogur en cada ración y decoramos con la mermelada y la hojita de hierbabuena.