20.9.11

Pan con cerveza de malta





Cuando vi esta receta de pan en el blog de Carlos Dube Mercado Calabajío me dije: este le tengo que probar. El resultado del sabor estupendo, lo único que no me quedó tan bonito como a él, ni tan alto. No se si ha sido por usar harina de fuerza normal, no tenía de gran fuerza, pero no me quedó tan redondito.

Hace un tiempo que he empezado a hacer pan en casa y la verdad es que el resultado es estupendo, nada que ver con el que se vende por aquí. Es una gozada ver cómo va levando. Durante el verano no he hecho pan, pero ahora que empieza la rutina volveré a ello los fines de semana, que es cuando dispongo de más tiempo. Hay que tener tiempo y paciencia, pero merece la pena.






  • Ingredientes:
132 gr. de harina de centeno
6,6 gr. de levadura de panadero o fresca
330 gr. de harina de gran fuerza (Yo de fuerza normal)
330 ml. de cerveza de malta
1 cucharada sopera rasa de sal

Para el pre-fermento:
95 ml. de agua
75 gr. de harina de fuerza
3 gr. de levadura de panadero
Opcional: una pizca de azúcar


  • Preparación:
Pre-fermento: Lo prepararemos de 15 a 24 horas antes de ponernos a hacer el pan, mezclando los ingredientes y dejándolo reposar a temperatura ambiente.

Pan: Deshacemos la harina con la levadura. Añadimos la harina de centeno, la sal y el azúcar. Mezclamos bien y añadimos la cerveza. Mezclamos y añadimos en pre-fermento. Amasamos con la KitchenAid a velocidad 1 durante 10 minutos. O a mano, o con otra amasadora en tiempo que indique el fabricante. Cubrimos el vaso con papel film y dejaremos levar 2 horas.

La boleamos y la volvemos a poner en el vaso, la tapamos de nuevo y la dejamos levar hora y media, o hasta que doble de volumen. La ponemos en la encimera, la desinflamos y la volvemos a amasar a mano durante unos 3 o 4 minutos, añadiendo más harina, es decir, manchándonos las manos con harina de vez en cuando para que la masa no se nos pegue a las manos. Hacemos una bola y la ponemos sobre papel sulfurizado en una bandeja del horno y la cubrimos con un trapo, dejándola reposar durante 45 minutos.

Unos 20 minutos antes de que acabe el tiempo encendemos en horno a 200º. Cuando la masa esté preparada para introducir en el horno, espolvoreamos con harina por encima y damos unos cortes con un cúter o cuchilla. Cogemos la masa con el papel, la ponemos en la piedra o bandeja de hornear y la introducimos en el horno, bajándole a 190º. Tras unos 50 minutos, depende de cada horno, estará hecho el pan. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.