3.10.11

Pan con harina de maiz





Este pan es la segunda vez que lo preparo, la primera lo hice con harina de maíz blanca, podéis ver la receta AQUÍ, en cualquiera de los dos casos es un pan que queda muy sabroso, aunque yo si tengo que elegir quizá me quede con este. La diferencia está en la harina de maíz, que en este pan es la de color amarillo, la más conocida. Le da un sabor especial muy agradable y sabroso, y un ligero tono amarillo, aunque en las fotografías no se aprecia.

Durante el verano no he hecho pan, pero ahora que empieza el otoño, aunque aquí está haciendo mucho más calor que en verano, procuraré los fines de semana que pueda hacer pan y así probar los distintos tipos que tengo en los libros que me he comprado. No se si, en vuestros lugares de origen, el pan será bueno, pero aquí la norma general es que deja bastante que desear. Por eso me animé a aprender. Da gusto ver como sube, olerlo cuando está en el horno y todavía más comerlo. Aunque lleva tiempo, merece la pena, entre otras cosas porque dura más de un día, bueno, eso si no te lo comes.






  • Ingredientes:
400 gr. de harina de fuerza
110 gr. de harina de maíz
300 gr. agua tibia
180 gr. de masa madre
12 gr. de sal



  • Preparación:
Colocar harinas, agua, y masa madre en el vaso de la KitchenAid. Mezclar los ingredientes durante 1 minuto. Dejar descansar la masa durante 30 minutos.

Agregar la sal y continuar mezclando a velocidad 2 aproximadamente 5 minutos. Colocar la masa en un envase aceitado y tapar. Fermentar a temperatura ambiente durante 2 horas y media, usar la técnica de estirar y plegar a los 50 minutos y luego a los 100 minutos.

Dividir la masa en los panes que desee hacer. Yo hice uno. Formar una bola y dejar descansar 15 minutos. Darle forma y colocar en un banneton enharinado. Tapar. Dejar fermentar de dos a dos horas y media.

Sacar el pan del banneton, espolvorear con harina, hacer cortes al pan. Hornear en horno precalentado a 225º C, con vapor durante los primeros 10 minutos, y luego 25 minutos más aproximadamente (hasta que esté bien dorado, hay que recordar que cada horno es diferente y el tiempo puede variar). Yo utilizo la piedra de hornear siempre para hacer pan.