28.10.11

Panna cotta de calabaza


  



Nuestras amigas de Film & Food, Alba e Ingrid, este mes de octubre, inspirándose en la película de animación “Pesadilla antes de Navidad” de Tim Burton, nos han propuesto como reto la elaboración de un postre o dulce, para celebrar Halloween. Se podía elegir entre Trato o Susto, yo elegí Trato y por ello le debía ofrecer la receta a alguien en particular que ellas nos indicarían, mediante sorteo, entre los que nos apuntáramos al reto. A mi me ha tocado ofrecérsela a Lucía, del blog “Dime que comes”, cosa que hago con muchísimo gusto. Y he elegido una receta con calabaza por ser ésta uno de los símbolos característico de Halloween.






Aunque en casa nunca lo hemos celebrado, ni lo celebraremos, me da mucha pena que perdamos nuestras tradiciones, esta vez haré una excepción. Por eso también en casa solo celebramos los Reyes Magos, nada de Papa Noel.

La Panna cotta es un postre italiano, de la región del Piamonte, cremoso y muy versátil a la hora de servirlo, su textura recuerda al flan, aunque en este caso lo he dejado con una textura más gruesa para probar el resultado, me ha gustado. Sus ingredientes básicos son la crema de leche, el azúcar y la gelatina, a los que se pueden añadir frutas, licores, etsc…. Podemos componer un postre acompañando de una pequeña porción de bizcocho o galleta crujiente, un coulis… o servirlo sólo, aunque solo también es delicioso.

Su elaboración es muy sencilla, sólo habrá que cocer o asar con antelación la calabaza, como más nos guste o nos resulte más práctico. En el primer caso, hay que tener en cuenta que no tenga agua, que esté bien escurrida.


  • Ingredientes:
200 gr. de calabaza cocida o asada
500 gr. de nata 35% M.G.
100 gr. de azúcar moreno (se puede variar la cantidad de azúcar según lo dulce que se desee)
2 c/p* de canela, nuez moscada, jengibre y clavo de olor
vainilla (opcional)
2 gr. de agar agar (o el equivalente en hojas de gelatina, depende del fabricante)
* cucharada postre


  • Elaboración:
Thermomix:
Lo primero que haremos es cocer o asar la calabaza. Yo lo he hecho en el micoondas durante 10 minutos a la máxima potencia, para que no tuviera agua.

Colocar en el vaso de la Thermomix la nata, y el azúcar moreno, durante 5 minutos, temperatura 90ºC, en velocidad 2.

Añadir las especias y el agar. Mezclar en el vaso durante unos 30 segundos, a temperatura 90ºC, velocidad 1. Añadir la calabaza, previamente cocida o asada y bien escurrida, y triturar en velocidad 5-7 hasta que veamos que esté a nuestro gusto, se puede colar si se desea (Yo no lo he triturado mucho).

Verter el preparado en los moldes, flaneras, copas… depende de cómo queramos servir la panna cotta de calabaza, desmoldada o en su molde. Dejar enfriar a temperatura ambiente y después cubrirlas con film transparente y reservar en el frigorífico durante un mínimo de dos horas para que termine de tomar consistencia y los sabores especiados se intensifiquen.







Tradicional:
Lo primero que haremos es cocer o asar la calabaza. Yo lo he hecho en el micoondas durante 10 minutos a la máxima potencia, para que no tuviera agua.

Utilizar un cazo con fondo grueso para una difusión de calor homogénea, poner la nata y el azúcar moreno, calentar a fuego moderado, moviendo de vez en cuando. Cuando la nata empiece a hervir, retirarla del fuego y añadir las especias y el agar agar, mezclar bien y volver a poner en el fuego, bajando la temperatura al mínimo, cocer durante un minuto.

La calabaza previamente cocida o asada, pelada y troceada, y bien escurrida ponerla en el recipiente de la batidora, incorporar la nata y triturar hasta que todos los ingredientes estén integrados, obtendremos una crema muy ligera, se puede colar si se desea.

Verter el preparado en los moldes, flaneras, copas… depende de cómo queramos servir la panna cotta de calabaza, desmoldada o en su molde. Dejar enfriar a temperatura ambiente y después cubrirlas con film transparente y reservar en el frigorífico durante un mínimo de dos horas para que termine de tomar consistencia y los sabores especiados se intensifiquen.

Servir la Panna cotta de calabaza en copa, vaso o desmoldada en un plato de postre en esta caso lo mejor es prepararla en moldes de silicona que son más fáciles de separar, es un bocado cremoso muy agradable al paladar, además de exquisita en su sabor. Puedes acompañarla de unas galletas crujientes para contrastar texturas, o unos frutos secos tostados y caramelizados. Yo lo he adornado con unos Lacasitos y unas piruletas pensando en los niños.
Fuente de la receta tradicional: Gastronomía & Cía.