Galletas de anacardos y semillas de amapola






Bueno, pues esta vez tocan galletas, riquísimas y calóricas, pero bueno las he hecho un poco grandes y así las comemos de una en una. Las he dado una forma un poco rectangular, aunque en la receta original vienen en redondo. Son fáciles de hacer, la única complicación que tienen es darle la forma, pues al llevar tanta mantequilla al tocar la masa con las manos se va ablandando.

Las he tenido más tiempo en el horno de lo que indica la receta, pues a mi marido le gustan un poco doraditas. De todas formas ya sabéis que cada horno es un mundo. Os animo a probarlas están estupendas.


  • Ingredientes:
225 gr. de mantequilla blanda
140 gr. de azúcar extrafino
1 yema de huevo ligeramente batida
El zumo de 1 naranja
280 gr. de harina
1cucharadita de canela molida
115 gr. de anacardos troceados
2 o 3 cucharadas de semillas de amapola
Sal








  • Preparación:
Kitchenaid:
Trocear los anacardos, reservar. Poner la mantequilla y el azúcar en el vaso de la KitchenAid, mezclar a velocidad 1 hasta que se mezcle todo y después poner a velocidad 2. Añadir la yema y seguir mezclando hasta que esté todo bien unido.

Tamizar la harina, la canela y una pizca de sal. Añadir al vaso en tres veces, según vayamos viendo que se va mezclando, en velocidad 1. Cuando hayamos mezclado toda la harina, ponemos en velocidad 3 para que se mezcle todo bien, añadimos los anacardos y mezclar en velocidad 3 para que no queden grumos. Sacar la masa y formar un rollo con ella. Yo lo hice rectangular y un poco grande. Cortar papel film y distribuir por el las semillas de amapola, poner la masa y tapar con el papel film por todos los lados para que las semillas se peguen a la masa. Envolver en el papel e introducir en la nevera durante 30 a 60 minutos.

Precalentar el horno a 190º y forrar dos bandejas con papel para hornear.

Desenvolver la masa y cortar en rodajas de 1 cm. de grosor con un cuchillo de sierra afilado. Colocar en las bandejas separando unas de otras y hornearlas con calor arriba y abajo hasta que estén doradas, unos 15 minutos, depende de cada horno. Sacar las galletas y dejar entre 5 y 10 minutos para que se enfríen. Sacar de las bandejas con cuidado y poner en una rejilla hasta que estén totalmente frías.







Tradicional:
Trocear los anacardos, reservar. Poner la mantequilla y el azúcar en un bol y mezclarlos bien con una cuchara de madera. Añadir la yema y seguir mezclando hasta que esté todo bien unido.

Tamizar la harina, la canela y una pizca de sal, añadir a la masa. Añadir los anacardos y mezclar todo bien para que no queden grumos. Sacar la masa y formar un rollo con ella. Yo lo hice cuadrado. Cortar papel film y poner por encima las semillas de amapola, poner la masa y tapar con el papel film por todos los lados para que las semillas se peguen a la masa. Envolver en el papel e introducir en la nevera durante 30 a 60 minutos.

Precalentar el horno a 190º y forrar dos bandejas con papel para hornear.

Desenvolver la masa y cortar en rodajas de 1 cm. de grosor con un cuchillo de sierra afilado. Colocar en las bandejas separando unas de otras y hornearlas con calor arriba y abajo hasta que estén doradas, unos 15 minutos, depende de cada horno. Sacar las galletas y dejar entre 5 y 10 minutos para que se enfríen. Sacar de las bandejas con cuidado y poner en una rejilla hasta que estén totalmente frías.

Fuente: Con las manos en la masa.... 100 galletas, de Linda Doeeser.