1.7.12

Clafoutis de cerezas individuales






Aprovechando que estamos en temporada de cerezas, he vuelto a preparar la clafoutis de cerezas, pero esta vez en raciones individuales. Otras veces la he preparado en una sola ración grande tipo tarta, podéis ver la receta Aquí.

La clafoutis es de origen francés, concretamente de Lemosín (Limousin), región de la parte occidental del macizo central que debe su nombre a la capital regional, Limoges. Se elabora a partir de una sencilla masa, similar a la de las crêpes (huevos, harina, mantequilla, azúcar, leche o nata y vainilla) y cerezas. En algunos libros de cocina franceses aparece en el apartado de los flanes.

Precisamente para evitar la humedad de la masa, la clafoutis tradicional se hace con las cerezas sin deshuesar, además de que el hueso tiene un componente que acentúa el sabor de la fruta, lo malo es la incomodidad a la hora de comerla. Pero en esta ocasión solo he dejado los huesos en las que he utilizado para decorar.







  • Ingredientes:
Para cuatro cazuelitas:
300 gr. de cerezas deshuesadas
50 gr. de harina
100 gr. de azúcar glass (Puse solo 60 gr.)
1 cucharada de café de levadura química
1 pizca de sal
3 yemas de huevo
25 cl de nata líquida
Azúcar glass para decorar (yo no puse)



  • Preparación:
Precalentar el horno a 200º, con calor arriba y abajo. Untar 4 cazuelitas con mantequilla.

Mezclar la harina, el azúcar glass, la levadura y la sal. Añadir los huevos y mezclar. Añadir la nata líquida y mezclar todo bien con un batidor de mano.

Repartir las cerezas deshuesadas en las cazuelitas y añadir dos cucharadas de la mezcla. Reservar el resto. Meter en el horno durante 5 minutos. Verter el resto de la mezcla en las mini cazuelitas, poner un par de cerezas con el hueso y el rabito en cada una para decorar, y dejar cocer durante 15 a 20 minutos, depende de cada horno.

Para saber si están, meteremos una aguja en una de las cazuelitas y sale seca es que ya están. Si vemos que todavía no están y ya se han dorado, poner por encima papel de aluminio.

Dejar templar y espolvorear con azúcar glass. Lo mejor es tomarlo templado.

Fuente: Le Creusset. Mini-cocottes