12.11.13

Bizcocho húmedo de castañas






Tenemos que aprovechar los productos de temporada para elaborar cosas ricas con ellas. Este bizcocho es delicioso y aunque las castañas son típicas del otoño, también podemos encontrarlas enlatadas y preparar con ellas recetas estupendas durante todo el año. Yo siempre tengo alguna lata en casa por si acaso.

La receta de este bizcocho la tenía apuntada en una hoja dentro de un libro de cocina que tengo desde hace años, y no recuerdo quien me la dio. Os aseguro que merece la pena probarlo. La textura es diferente a la típica de cualquier bizcocho. Es un bizcocho húmedo, por eso le he llamado así, que no lleva harina. Aunque las castañas trituradas hacen el efecto de la harina en la masa de otros bizcochos.



  • Ingredientes:
75 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
100 gr. de azúcar
4 yemas de huevo
4 claras
400 gr. de castañas
16 gr. de levadura tipo Royal








  • Preparación:
Lo primero sacamos la mantequilla del frigorífico, para que vaya tomando la temperatura ambiente, un rato antes de comenzar a preparar el bizcocho.

Comenzamos la preparación cociendo las castañas y, para pelarlas más fácilmente, hacemos una incisión a las castañas en la piel con un cuchillo y las ponemos en pequeñas cantidades en el microondas a máxima potencia 15 segundos. Las sacamos con ayuda de un paño para no quemarnos y las vamos pelando. Cuando tengamos todas peladas, las colocamos en una tartera con agua fría que las cubra. Añadimos sal y las dejamos hervir 30 minutos. Escurrimos las castañas del agua y dejamos enfriar.

Separamos las yemas de las claras. Reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que esté cremoso, y continuamos batiendo y añadiendo las yemas de una en una. Velocidad 4 en la KitchenAid.

Cuando tengamos la mezcla de las yemas, montamos las claras a punto de nieve. Velocidad 8 en la KitchenAid.

Ahora uniremos ambas mezclas con movimientos envolventes, para que las claras no se bajen.

Añadimos las castañas con cuidado a la mezcla anterior, también con movimientos envolventes, y volcamos la mezcla resultante en un molde untado de mantequilla y espolvoreado de harina.

Introducimos en el horno precalentado a 180º durante 40 minutos aproximadamente. Ya sabéis que el tiempo depende de cada horno. Para saber si está cocido, pinchamos con un palillo en el centro del bizcocho, y si sale limpio es que está listo. Dejamos enfriar en el molde sobre una rejilla y cuando haya enfriado lo sacamos del molde.

Yo no lo hice, pero podemos decorarlo con alguna crema de queso o del tipo que sea más de nuestro gusto.